2030

Los futuros puestos de trabajo que se van a crear en España estarán repletos de profesionales con cualificaciones en Formación Profesional. Según un estudio realizado por las agencias Cedefop y Eurofound de la Unión Europea sobre el futuro del empleo Skills Forecast,  el 65% de los profesionales tendrán cualificaciones medias y un 35% con altas (FP de grado superior y graduados universitarios).

FU-1

Esa predicción sobre el futuro del mercado laboral es todo un desafío para el Gobierno y las entidades formativas como Formación Universitaria. Si miramos a los datos medios que muestra la OCDE, España no tiene una tasa de escolarización en FP que destaque, todo lo contrario. España tiene un 12% frente a la media del 26% que presenta la citada OCDE.

Los empresarios están atentos a las próximas necesidades que van a tener. Aunque a pesar de lo anterior, España ya tiene datos con mejorías, habiéndose matriculado durante el curso 2017-2018 más de 824.000 estudiantes en FP. Un volumen que viene a significar un 71% más de lo marcado hace 10 años.

Por otra parte, una de las partes más relevantes  del informe Panorama de la Educación 2017 elaborado por la OCDE, dice que los países que tienen más programas en FP son más efectivos en acciones contra el desempleo juvenil.

La labor de determinadas instituciones como la nuestra es  ayudar a mejorar la imagen social injusta que tiene la FP, que no se corresponde para nada con la situación que vivimos en estos momentos, ya que los trabajos que se pueden conseguir a través de ella no son de baja cualificación.

En la línea de lo anterior, el Gobierno actual ha anunciado cambios que afectarán a la aprobación de nuevos grados, cambiándose algunos temarios con la intención de añadir contenidos de robótica o ciberseguridad.

La realidad nos dice también que los empresarios españoles están buscando trabajadores fuera de España, ya que con las plazas existentes de FP no se cubre la demanda de sectores destacados como pueda ser el de la industria 4.0.

Otro dato de gran relevancia es que el empleo dirigido a titulados en FP ya ha superado al de los graduados universitarios. Justamente el 40,3% de las ofertas de trabajo están destinadas a candidatos con esta formación, lo que supone ocho puntos más que en 2017 y apenas un 0,2% menos que las que se destinan a titulados universitarios.