Búsqueda de empleo

En el pasado ha quedado el envío masivo de los currículum vitae, lanzar más no quiere decir que automáticamente aumenten las posibilidades de encontrar trabajo. Los expertos nos han aclarado este tema y han indicado las claves para conseguir el puesto trabajo deseado.

 FOTO---CUV

Lo que está claro es que a día de hoy la especialización es muy importante aunque no es recomendable limitarse sólo a una. Mientras más habilidades, más posibilidades. Los candidatos deben tener claro que lo mejor es una trayectoria lineal y congruente, pensando en un empleo a largo plazo.

 Cuidado con la pasión

 Soñar es de valientes pero hay que controlarlo, no siempre es garantía de éxito. Debes cuestionarte tu futuro con preguntas del tipo: ¿Qué es lo que te gusta hacer?, ¿el “mundo” necesita eso que quieres hacer?. Debes observar el panorama general y adoptar un enfoque práctico. Diseñar redes y relaciones también son muy importante, bien mediante las redes sociales 2.0 o las tradicionales.

 Sinceridad

 Que los lazos que necesitas para poder encontrar trabajo no parezcan interesados, aunque si debes compartir tu historia de forma transparente, clara y asertividad. Piensa que la auténtica curiosidad es una carta ganadora, la que traza conexiones realmente importantes.

 Más no es más

 Muchos creen que mientras más currículum vitae lancen, más oportunidades tendrán’. Esto no es así, es rotundamente falso. Lo primero es concentrar la energía en una sola cuestión que se sepa que puede dar resultado. Lo que se busca no es que llamen de muchos sitios, sino que llamen del lugar adecuado para poder encaminar con éxito la vida profesional.

 El dinero no es todo

 Según la estadística, una persona suele pasar unas 90 mil horas de su vida en el trabajo. Quién no esté bien en su puesto, es fácil imaginar lo que puede llegar a sufrir. Todo no es tener un buen salario.

 La falta de satisfacción o el estrés relacionado con el trabajo son causas claras de enfermedad y trastornos, por lo que tampoco se puede ir “matando moscas a cañonazos” para encontrar un buen trabajo.

 

Los departamentos de recursos humanos de las empresas reciben diariamente numerosos currículum vitae. Si no quieres que el tuyo caiga en saco roto, acompáñalo de una buena carta de presentación.

 FORMACIÓN_UNIVERSITARIA

Antes de redactarla, debes tener claro que la persona que va a seleccionar a los posibles trabajadores, no va a querer un empleado frío, distante y que no se esfuerce, por lo que dicha carta puede ser determinante.

Para que tu carta de presentación tenga el efecto que deseas, te vamos a compartir los siguientes 5 consejos:

Despertar interés

Olvídate de una carta estándar y general, eso no te ayudará. Debes desmarcarte desde el principio y empieza explicando qué es lo que te atrae del puesto vacante, demuestra que conoces la empresa.

Haz bien los deberes e infórmate de todo lo que rodea la empresa, haciendo hincapié en lo que te ha hecho llamarles. Así demostrarás que estás motivado.

Habla de tu proyecto

En la carta de presentación tienes que explicar lo que quieres hacer, al puesto al que aspiras y definir tu proyecto profesional. Explica las tareas que más te motivan y que crees que puedes dominar.

Si no llegas a indicar un puesto concreto, al menos indica una orientación profesional dentro de la empresa, por ejemplo, comercial, producción, etc.

Asertividad con el seleccionador

 La carta, en un segundo párrafo debes reflejar las cualidades que te van ayudar a tener una buena adaptación al puesto de trabajo que quieres ocupar. No olvides que el objetivo fundamental de la carta es responder a las expectativas del seleccionador, por lo que debes ponerte en su lugar y tener claro las cualidades y competencias que está buscando.

Además, cuenta alguna experiencia profesional exitosa que hayas tenido y tenga relación con dicho puesto de trabajo. Demuestra que tu petición de empleo se adecua a tu experiencia y/o formación académica y que es esencial para dicho proyecto profesional.

 Cuidar las formas

 Lee y relee la carta que estás redactando, evitando cometer faltas de ortografía para no transmitir una pésima imagen al seleccionador. Te aconsejamos que uses tiempos presentes y verbos de acción, son mucho más dinámicos e impactan mucho más.

 No utilices frases de relleno y sin valor. No abuses de palabras como “personalmente”, ya que puedes parecer demasiado egocéntrico. Es conveniente que el asunto de la carta sea algo así como “propuesta de colaboración”, ofreciéndole al colaborador un trato de igual a igual al seleccionador, brindándole tus servicios.

 Invita al seleccionador a una entrevista

 Ten claro que el objetivo de la carta es conseguir una entrevista, por lo que debes “quedar a la disposición” del seleccionador para un posible encuentro. Puedes utilizar por ejemplo una frase del tipo “Agradeciéndole de antemano el interés que le dedique a mi candidatura, quedo a su disposición para una posible reunión…”.

 Pasado unos días, refuerza esto llamando al reclutador para saber si ya han resuelto y seleccionado a alguien. No creas que le caerá mal, todo lo contrario, demostrarás ser alguien resolutivo y determinante. La mayoría de los candidatos se muestran pasivos, así que le estarás ganado terreno con dicha acción.

 ¡Muchas suerte! Si confías en ti, puedes lograrlo.