estudios e-learning

Lo habitual es que una persona desempleada esté buscando trabajo, pero no cualquier empleo, sino aquel que de razón a su vida. De esta forma, surgen dos palabras: elegir y sentido.

1

Hoy en día, el mercado laboral está cambiando y mucho. Ya no es cuestión de conformarse con lo primero que uno encuentra, hay que ir más allá e intentar dedicarse a algo que realiza y ayuda a crecer como persona.

Para ello, es importante tener precisión a la hora de elegir la formación, es clave para plantar esa semilla que luego dará los buenos frutos. Se trata de valorar de forma conjunta lo que uno quiere, lo que le motiva y lo que pretende conseguir en su futuro.  Aquí nuestra oferta formativa.

Llegada a este punto, tiene  que ser la propia persona la que valore y entienda que es ella misma la que dispone de la capacidad de elegir. En ocasiones, cuando el mercado parece limitado, la capacidad de seleccionar puede parecer excesiva, ilusa, pero no lo es. No hay que perder el sentido de trascendencia que tiene cada decisión,  por lo que es importante buscar el apoyo en el entorno más cercano y  poder encauzar con ellos el futuro profesional deseado de una manera más eficaz y cómoda.

Por ello, como ya hemos indicado, debes elegir formación, proyectos y relaciones profesionales que te den esperanza. Así que presta atención al siguiente ejercicio práctico:

  • Escribe 5 proyectos, empresas, profesionales y equipos de trabajo que te inspiren y hagan soñar. Si son de tu entorno, mejor que mejor. Mientras lo haces, observa tu pensamiento, analiza lo que sientes y determina con que emociones conectas. La ilusión puede ser la principal. Esto te aclarará mucho tu camino.
  • Luego, a esas personas, entidades, empresas y demás, hazle saber tu interés, sin crear expectativas concretas, pero que sepan que estás ahí. El simple hecho de compartirlo dará forma a tus objetivos y será el primer paso para conseguirlo.

 

Y para finalizar, aplica coherencia y cuestiónate si realimente puedes alcanzar lo que quieres conseguir. Los objetivos deben ser alcanzables. Si la respuesta es SI, estarás a punto de encontrar la actividad, los proyectos y las relaciones profesionales que te harán vibrar. Recuerda, se trata de elegir y dar sentido, ¡de ti depende!