Formación a distancia

Los salarios en 2018 han crecido por encima de lo visto en los últimos 5 años, mostrando un salto más en la recuperación económica. Si en un primer momento tuvo su reflejo en la actividad, hoy lo tiene en el empleo, y en definitiva, en el bolsillo de los trabajadores.

1

Podemos decir que los salarios crecieron un 1% durante 2018, porcentaje que aunque pueda parecer pequeño, supone el mayor crecimiento desde 2013 cuando lo hicieron en un 1,4% (datos extraídos de la contabilidad del INE).

Por aquel entonces, los sueldos crecieron en esa dimensión porque en el cuarto trimestre de 2012, los empleados públicos no recibieron la paga extra de Navidad. Si obviamos esto, el avance del 1% de 2018 implicaría el mayor incremento retributivo desde 2010.

De esta manera, los sueldos se vieron incrementados tres veces más de lo sucedido en 2017. Por aquel entonces fue de un 0,3%, estando por debajo del incremento del 2% sobre el valor de los precios.

Atendiendo nuevamente a los datos del INE, la remuneración media alcanzó en 2018 los 35.568 euros por cada trabajador, incluyéndose las cotizaciones sociales. Si se da de lado a este efecto, el sueldo medio de los asalariados sería de unos 25.500 euros aproximadamente.

En términos absolutos, estamos ante el mayor nivel de retribución media por asalariado desde 2015, fecha en la que se produjo la devolución del 50% de la paga extra no recibida en 2012. Así, los salarios crecieron en un 0,8%, aunque en 2016 se devolvió el otro 50% de extra de Navidad, viéndose menoscabado los sueldos en un 0,5%. Aquí si apreciamos un porcentaje más cercano a la situación salarial de los últimos años.

Podemos decir que tanto en la crisis como en el periodo de recuperación, los salarios han sido el último eslabón en percibir los cambios de salud de la actividad, lo que nos hace ver la dureza con la que actúa el mercado laboral.

A pesar de todo, aunque la economía española destruyó más de tres millones de empleos en 2009, entrando en recesión ese mismo año con un -3,6%, los salarios por entonces llegaron a crecer un 4,4%. En 2008, con la burbuja inmobiliaria lo hicieron en un 6,8% pero durante la crisis, la congelación ha sido la tónica general.

Las razones del aumento de salario en 2018 tiene varias razones que lo justifican. En primer lugar, el acuerdo conseguido en marzo entre el Gobierno y los funcionarios que aumentaron sus sueldos en un 9% en tres años con variables vinculadas al PIB y al cumplimiento del déficit. Meses después, también es una causa determinante el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) conseguido por sindicatos y la patronal, quienes recomendaban un aumento de salario del 3%, con un fijo del 2% y un 1% relacionado con la productividad.

 

Para 2019 se prevé un crecimiento del 2%, año que se presume determinante para la recuperación salarial y lo que supondría el mayor avance de los sueldos en los últimos diez años.

 

 

 

El empleo asociado al sector turístico creció 2018 

El empleo relacionado con las actividades turísticas viene cargado de buenas noticias. En toda España, en 2018 el crecimiento de los puestos de trabajo fue de 3,7%, superando los 2,6 millones de empleos.

1

Esto conllevó que 94.104 personas más, tuvieran trabajo en este sector. De esta forma, el turístico contribuyó a que el 13,5% del empleo total, fuese en esta sección.  Reseñar que en 2018, la economía española creó 503.000 ocupaciones complementarias respecto al año anterior. De éstas, el 18,7% estuvieron vinculadas al turismo.

De esta manera, el último trimestre del año se copó con 2,58 millones de personas dedicadas a actividades del sector turístico, suponiendo 64.267 empleados más que en el mismo periodo del año anterior (2017). A esto hay que sumar un incremento del 2,8% en asalariados y un 1,7% en autónomos. La tasa de desempleo por su parte, se situó en el 11,8%, siendo este el índice más bajo desde 2009.

Estos datos son extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El empleo turístico y la formación

Las crecientes ofertas de trabajo en España (y en el extranjero) tienen su gran base en la especialización. Las áreas con mayores posibilidades son cocina, sala y recepción, pero los perfiles están evolucionando en un sector tremendamente cambiante, dónde los trabajos relacionados con el comercio electrónico, webmaster o marketing online piden sitio a pasos agigantados.

Para las empresas no es fácil encontrar profesionales cualificados. A veces por la falta de experiencia y competencias, en otras por la imposibilidad de ofrecer una remuneración más alta y adecuada a la pretensión salarial, o en ocasiones por la baja inversión en los departamentos de recursos humanos y reclutamiento.

Otro aspecto a tener muy en cuenta son los idiomas. España es el tercer país del mundo con más turistas, y las empresas del sector necesitan cada vez más que sus trabajadores hablen inglés. Estamos ante un requisito fundamental, sea cuál sea el área profesional.

El francés y el alemán son los otros idiomas más demandados. El ruso y el chino también son importantes para trabajar en determinadas empresas.

Si quieres mejorar tu C-V a través de una formación adaptada a tus necesidades, visita www.formacionuniversitaria.com y descubre la amplia oferta formativa de la que disponemos.

 

Os informamos que actualmente hay una convocatoria vigente del  proceso de Acreditación de Competencias en Galicia. Concretamente el Procedimiento de Evaluación y Acreditación de las Competencias Profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales. Existe una una amplia oferta y el plazo de inscripción es del 14 de enero al 7 de febrero de 2019.

 Captura de pantalla 2019-01-29 a las 17.47.04

Unidades de competencia correspondientes a las cualificaciones profesionales:

 

Familia de Administración y Gestión

  • Actividades administrativas de recepción y relación con la clientela
  • Actividades de gestión administrativa
  • Gestión contable y de auditoría.
  • Administración de recursos humanos.
  • Gestión financiera.
  • Asistencia documental y de gestión en despachos y oficinas.

 

Familia de Agraria

  • Instalación y mantenimiento de jardines y zonas verdes.
  • Aprovechamientos forestales.
  • Actividades de floristería
  • Producción de semillas y plantas en vivero.

 

Familia de Comercio y Marketing

  • Actividades de venta
  • Organización y gestión de almacenes.
  • Actividades de gestión del pequeño comercio
  • Gestión comercial inmobiliaria.

 

Familia de Edificación y Obra Civil

  • Fábricas de albañilería
  • Armaduras pasivas para hormigón
  • Cubiertas inclinadas.
  • Encofrados.
  • Impermeabilización mediante membranas formadas con láminas.
  • Pavimentos y albañilería de urbanización.
  • Revestimientos con pastas y morteros en construcción.
  • Revestimientos con piezas rígidas por adherencia en construcción.
  • Instalación de placa de yeso laminado y falsos techos.
  • Instalación de sistemas técnicos de pavimentos, empanelados y mamparas
  • Pintura decorativa en construcción.
  • Revestimientos con pastas y morteros en construcción
  • Revestimientos con piezas rígidas por adherencia en construcción.
  • Representación de proyectos de edificación.
  • Control de proyectos y obras de construcción.

 

Familia de Industrias Extractivas

  • Colocación de piedra natural.

 

Familia de Electricidad y Electrónica:

  • Montaje y mantenimiento de infraestructuras de telecomunicaciones en edificios
  • Montaje y mantenimiento de instalaciones eléctricas de baja tensión
  • Montaje y mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas.
  • Montaje y mantenimiento de infraestructuras de telecomunicaciones en edificio
  • Montaje y mantenimiento de instalaciones de megafonía, sonorización de locales y circuito cerrado de televisión.
  • Montaje y mantenimiento de sistemas de telefonía e infraestructuras de redes locales de datos.

 

Familia de Energía y Agua:

  • Eficiencia energética de edificios.
  • Montaje e mantenimiento de instalaciones solares térmicas.
  • Montaje, puesta en servicio, mantenimiento e inspección de instalaciones receptoras y aparatos de gas.

 

Familia de Fabricación Mecánica:

  • Mecanizado por arranque de viruta.
  • Soldadura.
  • Calderería, carpintería y montaje de construcciones metálicas.
  • Fabricación y montaje de instalaciones de tubería industrial.

 

Familia de Hostelería y Turismo:

  • Cocina.
  • Repostería.
  • Cocina
  • Servicios de bar y cafetería
  • Servicios de restaurante.
  • Recepción.
  • Gestión de pisos y limpieza en alojamientos.
  • Venta de servicios y productos turísticos.
  • Creación y gestión de viajes combinados y eventos.
  • Promoción turística local e información al visitante
  • Guía de turistas y visitantes.
  • Repostería.

 

Familia de Imagen y Sonido:

  • Asistencia a la producción en televisión.
  • Asistencia a la producción cinematográfica y de obras audiovisuales
  • Asistencia a la producción de espectáculos en vivo e eventos.

 

Familia de Imagen Personal:

  • Servicios estéticos de higiene, depilación y maquillaje.
  • Cuidados estéticos de manos y pies.
  • Peluquería
  • Servicios estéticos de higiene, depilación y maquillaje.
  • Cuidados estéticos de manos y pies.

 

Familia de Industrias Alimentarias:

  • Pastelería y confitería.
  • Panadería y bollería.
  • Pastelería y confitería

 

Familia de Informática y Comunicaciones:

  • Sistemas microinformáticos.
  • Montaje y reparación de sistemas microinformáticos.
  • Operación de redes departamentales.
  • Operación de sistemas informáticos.

 

Familia de Instalación y Mantenimiento:

  • Montaje y mantenimiento de instalaciones de climatización y ventilación-extracción.
  • Montaje y mantenimiento de instalaciones caloríficas.
  • Montaje y mantenimiento de instalaciones frigoríficas.

 

Familia de Madera, Mueble y Corcho:

  • Mecanizado de madera y derivados.
  • Acabado de carpintería y mueble.
  • Montaje de muebles y elementos de carpintería.
  • Mecanizado de madera y derivados.
  • Instalación de muebles.
  • Montaje de muebles y elementos de carpintería
  • Instalación de elementos de carpintería.

 

Familia de Química:

  • Operaciones en instalaciones de energía y de servicios auxiliares.
  • Operaciones de movimientos y entrega de productos en la industria química.
  • Ensayos microbiológicos y biotecnológicos
  • Ensayos físicos y fisicoquímicos
  • Análisis químico

 

Familia de Sanidad:

  • Transporte sanitario
  • Atención sanitaria a múltiples víctimas y catástrofes.
  • Farmacia

 

Familia de Servicios Socioculturales y a la Comunidad:

  • Educación infantil
  • Educación de habilidades de autonomía personal y social.
  • Dinamización comunitaria.
  • Inserción laboral de personas con discapacidad.
  • Mediación comunitaria.
  • Atención al alumnado con necesidades educativas especiales (ACNEE) en centros educativos.
  • Promoción e intervención socioeducativa con personas con discapacidad

 

Familia de Textil, Confección y Piel:

  • Reparación de calzado y marroquinería.

 

Familia de Transporte y Mantenimiento de Vehículos:

  • Pintura de vehículos.
  • Mantenimiento de estructuras de carrocerías de vehículos
  • Mantenimiento de elementos no estructurales de carrocerías de vehículos.
  • Mantenimiento de sistemas de transmisión de fuerza y trenes de rodaje de vehículos automóviles.
  • Mantenimiento del motor y sus sistemas auxiliares.
  • Mantenimiento de los sistemas eléctricos y electrónicos de vehículos.
  • Mantenimiento del motor y de los sistemas eléctrico, de seguridad y confortabilidad de maquinaria agrícola, de industrias extractivas y de edificación y obra civil
  • Planificación y control del área de carrocería.
  • Planificación y control del área de electromecánica.

 

Para finalizar, os compartimos un enlace con la normativa sobre lo publicado anteriormente:

 

https://www.xunta.gal/dog/Publicados/2018/20181214/AnuncioG0534-071218-0001_es.html

 

El sector de las Telecomunicaciones ha evolucionado enormemente en los últimos años, quizás es uno de los sectores donde mayores inversiones se ha realizado y donde mayor empleabilidad se ha producido en los últimos años.

FU-TELECOMUNICACIONES

Según un estudio realizado por Deloitte, y recogido por Europa Press, en España se han invertido más de 126.000 millones de euros desde 1998. En cuanto al empleo se ha generado más de 440.000 puestos de trabajo anuales de media, destacando la cifra de 2017 que llega a los 550.000 empleos.

Un sector de amplia proyección

Estudiar curso o Formación Profesional relacionada con las telecomunicaciones asegura una amplia proyección en la administración, creación, diseño y gestión de los sistemas tecnológicos y de información. Además, el profesional de las telecomunicaciones tendrá la posibilidad de trabajar en distintas áreas, otorgándole la posibilidad de investigar y desarrollar nuevos procedimientos y tecnologías, adoptando así grandes habilidades técnicas en el sector.

Grandes oportunidades en el extranjero

El lenguaje que se emplea en el sector de las telecomunicaciones es universal y de gran demanda laboral no solo en España sino en el resto del mundo.  Por todo ello, estudiar telecomunicaciones te brinda la oportunidad de trabajar en cualquier parte del planeta. ¡El idioma es una necesidad imperiosa en este sector! El control total del inglés o el alemán será una ventaja esencial para abrirte camino en las telecomunicaciones.

Aprendizaje constante

El sector de las telecomunicaciones ofrece la posibilidad de un constante aprendizaje. El sector avanza y evoluciona a pasos agigantados, por lo que una vez cumplimentados los estudios y la adquisición de conceptos, el estudiante siempre seguirá aprendiendo en la materia pero ya en el mundo laboral. Debe ser clave en el estudiante mostrar inquietudes en las tecnologías y en la predisposición de adaptarse a los futuros cambios. La tecnología de hoy en día nada tiene que ver con la de hace 10 años. Dentro de otros 10 años, la tecnología nada tendrá que ver con la actual, quedando nuestros conocimientos totalmente obsoletos.

 

En Formación Universitaria, las telecomunicaciones están muy presentes. Obtén con nosotros el título de Telecomunicaciones con reconocimiento universitario por la División de Formación Continua de la Universidad Lebrija, así como cursos preparatorios de FP en esta área, cursos de enseñanza técnico profesional, y programas acreditados por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid. Todo ello permitirá al alumno, sin lugar a dudas, incrementar sustancialmente su currículo laboral y prepararse profesionalmente en el sector de las Telecomunicaciones.

Los futuros puestos de trabajo que se van a crear en España estarán repletos de profesionales con cualificaciones en Formación Profesional. Según un estudio realizado por las agencias Cedefop y Eurofound de la Unión Europea sobre el futuro del empleo Skills Forecast,  el 65% de los profesionales tendrán cualificaciones medias y un 35% con altas (FP de grado superior y graduados universitarios).

FU-1

Esa predicción sobre el futuro del mercado laboral es todo un desafío para el Gobierno y las entidades formativas como Formación Universitaria. Si miramos a los datos medios que muestra la OCDE, España no tiene una tasa de escolarización en FP que destaque, todo lo contrario. España tiene un 12% frente a la media del 26% que presenta la citada OCDE.

Los empresarios están atentos a las próximas necesidades que van a tener. Aunque a pesar de lo anterior, España ya tiene datos con mejorías, habiéndose matriculado durante el curso 2017-2018 más de 824.000 estudiantes en FP. Un volumen que viene a significar un 71% más de lo marcado hace 10 años.

Por otra parte, una de las partes más relevantes  del informe Panorama de la Educación 2017 elaborado por la OCDE, dice que los países que tienen más programas en FP son más efectivos en acciones contra el desempleo juvenil.

La labor de determinadas instituciones como la nuestra es  ayudar a mejorar la imagen social injusta que tiene la FP, que no se corresponde para nada con la situación que vivimos en estos momentos, ya que los trabajos que se pueden conseguir a través de ella no son de baja cualificación.

En la línea de lo anterior, el Gobierno actual ha anunciado cambios que afectarán a la aprobación de nuevos grados, cambiándose algunos temarios con la intención de añadir contenidos de robótica o ciberseguridad.

La realidad nos dice también que los empresarios españoles están buscando trabajadores fuera de España, ya que con las plazas existentes de FP no se cubre la demanda de sectores destacados como pueda ser el de la industria 4.0.

Otro dato de gran relevancia es que el empleo dirigido a titulados en FP ya ha superado al de los graduados universitarios. Justamente el 40,3% de las ofertas de trabajo están destinadas a candidatos con esta formación, lo que supone ocho puntos más que en 2017 y apenas un 0,2% menos que las que se destinan a titulados universitarios.

Lo habitual es que una persona desempleada esté buscando trabajo, pero no cualquier empleo, sino aquel que de razón a su vida. De esta forma, surgen dos palabras: elegir y sentido.

1

Hoy en día, el mercado laboral está cambiando y mucho. Ya no es cuestión de conformarse con lo primero que uno encuentra, hay que ir más allá e intentar dedicarse a algo que realiza y ayuda a crecer como persona.

Para ello, es importante tener precisión a la hora de elegir la formación, es clave para plantar esa semilla que luego dará los buenos frutos. Se trata de valorar de forma conjunta lo que uno quiere, lo que le motiva y lo que pretende conseguir en su futuro.  Aquí nuestra oferta formativa.

Llegada a este punto, tiene  que ser la propia persona la que valore y entienda que es ella misma la que dispone de la capacidad de elegir. En ocasiones, cuando el mercado parece limitado, la capacidad de seleccionar puede parecer excesiva, ilusa, pero no lo es. No hay que perder el sentido de trascendencia que tiene cada decisión,  por lo que es importante buscar el apoyo en el entorno más cercano y  poder encauzar con ellos el futuro profesional deseado de una manera más eficaz y cómoda.

Por ello, como ya hemos indicado, debes elegir formación, proyectos y relaciones profesionales que te den esperanza. Así que presta atención al siguiente ejercicio práctico:

  • Escribe 5 proyectos, empresas, profesionales y equipos de trabajo que te inspiren y hagan soñar. Si son de tu entorno, mejor que mejor. Mientras lo haces, observa tu pensamiento, analiza lo que sientes y determina con que emociones conectas. La ilusión puede ser la principal. Esto te aclarará mucho tu camino.
  • Luego, a esas personas, entidades, empresas y demás, hazle saber tu interés, sin crear expectativas concretas, pero que sepan que estás ahí. El simple hecho de compartirlo dará forma a tus objetivos y será el primer paso para conseguirlo.

 

Y para finalizar, aplica coherencia y cuestiónate si realimente puedes alcanzar lo que quieres conseguir. Los objetivos deben ser alcanzables. Si la respuesta es SI, estarás a punto de encontrar la actividad, los proyectos y las relaciones profesionales que te harán vibrar. Recuerda, se trata de elegir y dar sentido, ¡de ti depende!

Llegar tarde o temprano al trabajo puede parecer una cuestión insignificante, pero no lo es. Dice mucho de la personalidad de cada uno. La puntualidad tiene más importancia de lo que podemos imaginar.

1 (1)

Cada trabajador tiene su forma de ser, pero aún así, podríamos hacer una clasificación dividida en dos grupos: Los puntuales y los que llegan tarde.

Las personas que llegan a trabajar todos los días a su hora demuestran ser personas altamente comprometidas con su trabajo y con la empresa. Pero no sólo eso, diríamos que están implicadas consigo mismo. Al mismo tiempo, son disciplinadas, ordenadas, resolutivas y eficaces. Seguramente son personas que brillan por su capacidad de trabajo y empeño, y seguramente no sean perfiles de gran talento.

En el lado opuesto está quién llega habitualmente tarde al trabajo. Este perfil suele presentar despreocupación, dificultad para cumplir con sus obligaciones y una débil capacidad de concentración, se suelen distraer con cualquier cosa. Por el contrario, si que destacan por su creatividad y talento, algo que no es fácil de encontrar y que son cualidades a tener en cuenta dentro de cualquier organización. Lógicamente, deben ser apoyadas con esfuerzo y compromiso.

Si perteneces al grupo de personas que carecen de puntualidad, no te preocupes, es cuestión de cambiar tanto las creencias como los hábitos para consolidar una nueva forma de actuar.

Para conseguirlo, hay que cambiar las acciones, algunas consisten en detalles pequeños, otras pensamientos y varias en el que se analizan las actuaciones. Algunos consejos altamente eficaces serían:

Poner alarmas

Programar una alarma y a poder ser que suene bien. En el momento que salte, hay que actuar, no vale postergar esta fase, sino, llegarán los retrasos.

¡Cuidado con el optimismo!

Si piensas “ya lo haré mañana” o esto lo hago en pocos minutos, te faltará tiempo. En la mayoría de las ocasiones se llega tarde porque se piensa que las cosas se hacen más rápidas de lo que realmente se hacen. Para evitarlo, es muy importante anticiparse a la aparición de estas creencias, detectarlas y poder descartarlas.

Mini – horario

Cuando tratamos una reunión u otras citas importantes, te recomendamos anotar un mini – horario marcando el tiempo con las secuencia de acciones que hay que realizar para llegar a tiempo, destacando las fases más importantes de un proceso que pueda durar menos de una hora. Por ejemplo, las primeras cosas que hacemos en el días, son muy importantes y deberían ser numeradas y estar detalladas para así organizar mejor el tiempo.

Prohibido correr

No hacer las cosas de forma rápida, así se disfrutan mucho más. Llegar a los sitios con el tiempo establecido es gozar de buena salud. Como recomendación, engaña al reloj y adelántalo diez minutos, es una forma efectiva de minimizar llegar tarde.

El emprendedor “Todoterreno” también apuesta por la formación

Los emprendedores tienen 2 habilidades muy bien definidas como son la constancia y la definición de objetivos. Esto les hace ser unos profesionales distintos, unido a otras capacidades que se van entrenando día a día y que permiten alcanzar el éxito profesional.

 1

En este post, vamos a analizar algunas de estas competencias:

El entusiasmo

Un emprendedor es un verdadero entusiasta de todo lo que hace. La pasión es su motor y el día día se convierte en una carrera de fondo con sus subidas y bajadas que requieren de una postura positiva en todo momento para poder llevarlo bien.

La formación en el emprendedor

La formación en el emprendedor es clave para ejecutar sus ideas con garantías. Las buenas intenciones, las ayudas y los deseos no son suficientes por sí solas, se necesita además de formación específica.

El emprendedor debe conocer las metodologías que le permitan reducir el riesgo a la hora de lanzar sus proyectos al mercado, por lo que deben encontrar formación para emprendedores diseñadas con este fin. Te animamos a que visites nuestra web www.formacionuniversitaria.com  y eches un ojo.

También es muy importante la formación económica y disponer de los conocimientos financieros suficientes para conseguir que la empresa gane y no pierda. La solvencia no llega a fin de mes si no se tiene el saber suficiente.

Mirar hacia el futuro

El emprendedor también debe tener instinto para los negocios, esa visión que permite anticiparse a las exigencias de los consumidores antes de que lo cree la competencia.

Proactividad

¡Muy importante! Hay que estar en alerta, analizando las posibles mejoras y oportunidades de negocio. Esto es vital para el crecimiento en positivo de toda empresa. La creatividad también es otro gran valor, sobre todo cuando ayuda a alcanzar los objetivos definidos.

Ser un buen comunicador

Comunicar de forma precisa es una herramienta muy positiva para conseguir clientes potenciales. El emprendedor tiene que desarrollar tanto habilidades de comunicación interna como externa. Aquí igualmente contar con formación es marketing es un gran extra.

Saber resolver conflictos

La vida de un emprendedor no  está exenta de enfrentamientos, por lo que habrá que resolverlos de forma rápida y eficaz. Para ello, es también vital contar con organización y planificación en el diseño de los proyectos, intentando controlar los elementos que intervienen en la idea de negocio.

 

 

Este tipo de contrato tuvo su origen allá por 2013 como medida de choque al desempleo juvenil existente tras la crisis, para intentar motivar la incorporación de los jóvenes a las empresas de Economía Social y como impulso a la contratación de jóvenes en situación de desempleo.

1

 Esta forma de contrato posibilita a la empresa emplear a jóvenes menores de 30 años en situación de desempleo, o menores de 35 años con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%.

 De esta forma, los trabajadores podrán compaginar el empleo con la formación, acreditando haber cursado seis meses de estudio previo a la celebración del contrato y no siendo necesario que la formación esté asociada específicamente al puesto de trabajo.

 Así, podrá ser una formación acreditable oficial o promovida por los servicios públicos o una formación en idiomas o tecnologías de la información y la comunicación de una duración mínima de 90 horas en cómputo anual.

El contrato podrá ser por tiempo indefinido o de duración determinada, aunque en dicho caso no podrá rebasar el 50% de la jornada de un trabajador a tiempo completo, salvo en los casos de aquellas personas beneficiarias por la Garantía Juvenil que sí podrá lograr hasta un 75% de la jornada laboral.

El contrato a tiempo parcial con vinculación formativa es una opción favorable tanto para las empresas como para los trabajadores en relación a otras modalidades de contratos. Cuando un joven tiene facilidad para integrarse al mercado laboral, el empresario tiene ventaja económica también para contratar.

Las condiciones para que el trabajador pueda disfrutar de un contrato de estas características son:

  • Que no haya experiencia laboral o que la misma sea inferior a 3 meses.
  • Venir de otro sector de actividad, es decir, que haya trabajado bajo otra Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) diferente.
  • Estar inscrito de forma continua como demandante de empleo en una oficina de empleo durante doce meses, de los dieciocho meses previos a la celebración del contrato.
  • No tener título oficial de enseñanza obligatoria (ESO), de título de Formación Profesional (FP) o Certificado de Profesionalidad.
  • Estar inscrito como beneficiario en el Sistema Español de Garantía Juvenil.

En sus inicios, este contrato se planteó hasta que la tasa de paro en España se colocase por debajo del 15%. Actualmente, los datos de desempleo juvenil por debajo de 25 años está en torno al 35´5%, por lo que entre todos, queda camino por andar.

Muchas personas tienen experiencia profesional pero no tienen reconocida oficialmente sus competencias profesionales. Para ello, pueden optar por un proceso a través del cuál recibirán una acreditación oficial, siendo previamente evaluados de sus competencias profesionales adquiridas a través de dicha experiencia laboral y otras vías no formales de formación.

 1

Estamos hablando de un conjunto de conocimientos y capacidades que permiten el ejercicio de la actividad profesional según las exigencias de la producción y el empleo. Las cualificaciones se organizan en unidades de competencia, siendo dichas unidades la combinación de competencias profesionales, susceptibles de reconocimiento y acreditación parcial.

Toda unidad de competencia tiene agregado un módulo formativo o profesional, donde se explica la formación indispensable para conseguir la mencionada unidad. El conjunto de unidades de competencia que forman la cualificación profesional son los referentes para confeccionar las ofertas formativas que conducen a los títulos de Formación Profesional y a los certificados de profesionalidad.

Existe un procedimiento único regulado por el Real Decreto 1224 / 2009, tanto para el ámbito educativo como para el ámbito laboral. Esta norma conlleva la ejecución de convocatorias por las administraciones competentes para determinar y demostrar la competencia profesional de los candidatos que quieren considerarla.

Las personas que intervengan en estas convocatorias podrán acreditar unidades de competencia que son parte de un título de Formación Profesional o de un Certificado de Profesionalidad.

Al terminar el procedimiento, será la comisión de evaluación quién señalará la formación complementaria que el trabajador en cuestión tiene que estudiar para el caso de que quiera continuar con su formación y así poder obtener el título de Formación Profesional o el Certificado de Profesionalidad.