Medios Sociales
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On GooglePlusVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed

Uno de los grandes debates entre los estudiantes es si se rinde más estudiando de día o estudiando de noche. La realidad es que cada persona es diferente y que hay muchos factores que afectan a la productividad.

jpg

Sin embargo, hay cuestiones objetivas que ayudan a decidirse por la mejor franja horaria para estudiar. En este post vamos a conocer los beneficios de cada una de las dos opciones.

Ventajas de estudiar de día

Si te gusta acostarte temprano y sueles descansar bien, durante las primeras hora del día tendrás mucha más energía y mayor capacidad de concentración. También seguirías el ritmo natural de trabajo de la mayoría de las personas.

Lo cierto es que de día es más fácil localizar a la gente, principalmente a compañeros, profesores o tutores. De esta manera podrás resolver tus consultas de una forma más rápida.

Igualmente, la luz natural hace que la vista sufra menos. La luz artificial siempre genera mayor fatiga ocular y puede afectar al ritmo natural de sueño de cualquier persona.

Ventajas de estudiar de noche

Durante el día la actividad es más intensa, hay más posibilidades de ruido y las distracciones son mayores. Sin embargo de noche, suele haber un silencio sepulcral que ayuda a tener la máxima tranquilidad.

Si te gusta estudiar en bibliotecas, también de noche encontrarás mucha menos gente. Además la mayoría duerme y ni siquiera las redes sociales te distraerán.

Por otra parte, se dice que por la noche las cosas se ven distinta, que la capacidad creativa aumenta y las cosas se observan con un punto de vista distinto.

Si finalmente prefieres estudiar de noche, te vamos a dar unos consejos para que puedas aumentar tu productividad:

1.- Tener una rutina. Estudiar de noche de forma esporádica no funciona, se debe establecer una rutina diaria para que el cuerpo se acostumbre y se le pueda sacar el máximo rendimiento.

2.- Descansar durante el día. Estudiar de noche no debe suponer dormir menos. Descansar bien es la clave para conseguir el éxito académico.

3.- La iluminación. La iluminación es muy importante, no por ser de noche hay que estudiar con poca luz. Si la luz es poca intensa dañará los ojos y tu rendimiento se verá resentido, teniendo más posibilidad de tener sueño.

4.- Controlar el tiempo. De noche se suele controlar peor el tiempo, por lo que es importante una buena planificación para organizar los tiempos de estudio con los de descanso.

5.- Crear un grupo. Si conoces otros estudiantes que estudien lo mismo que tu y que suelan hacerlo de noche, debes organizarte con ellos para poder tener contacto y resolver posibles dudas.

Si te gusta estudiar más de día o si prefieres hacerlo de noche, nos gustaría conocer tu opinión. Esperamos comentarios ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>