Blog

Los salarios en 2018 han crecido por encima de lo visto en los últimos 5 años, mostrando un salto más en la recuperación económica. Si en un primer momento tuvo su reflejo en la actividad, hoy lo tiene en el empleo, y en definitiva, en el bolsillo de los trabajadores.

1

Podemos decir que los salarios crecieron un 1% durante 2018, porcentaje que aunque pueda parecer pequeño, supone el mayor crecimiento desde 2013 cuando lo hicieron en un 1,4% (datos extraídos de la contabilidad del INE).

Por aquel entonces, los sueldos crecieron en esa dimensión porque en el cuarto trimestre de 2012, los empleados públicos no recibieron la paga extra de Navidad. Si obviamos esto, el avance del 1% de 2018 implicaría el mayor incremento retributivo desde 2010.

De esta manera, los sueldos se vieron incrementados tres veces más de lo sucedido en 2017. Por aquel entonces fue de un 0,3%, estando por debajo del incremento del 2% sobre el valor de los precios.

Atendiendo nuevamente a los datos del INE, la remuneración media alcanzó en 2018 los 35.568 euros por cada trabajador, incluyéndose las cotizaciones sociales. Si se da de lado a este efecto, el sueldo medio de los asalariados sería de unos 25.500 euros aproximadamente.

En términos absolutos, estamos ante el mayor nivel de retribución media por asalariado desde 2015, fecha en la que se produjo la devolución del 50% de la paga extra no recibida en 2012. Así, los salarios crecieron en un 0,8%, aunque en 2016 se devolvió el otro 50% de extra de Navidad, viéndose menoscabado los sueldos en un 0,5%. Aquí si apreciamos un porcentaje más cercano a la situación salarial de los últimos años.

Podemos decir que tanto en la crisis como en el periodo de recuperación, los salarios han sido el último eslabón en percibir los cambios de salud de la actividad, lo que nos hace ver la dureza con la que actúa el mercado laboral.

A pesar de todo, aunque la economía española destruyó más de tres millones de empleos en 2009, entrando en recesión ese mismo año con un -3,6%, los salarios por entonces llegaron a crecer un 4,4%. En 2008, con la burbuja inmobiliaria lo hicieron en un 6,8% pero durante la crisis, la congelación ha sido la tónica general.

Las razones del aumento de salario en 2018 tiene varias razones que lo justifican. En primer lugar, el acuerdo conseguido en marzo entre el Gobierno y los funcionarios que aumentaron sus sueldos en un 9% en tres años con variables vinculadas al PIB y al cumplimiento del déficit. Meses después, también es una causa determinante el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) conseguido por sindicatos y la patronal, quienes recomendaban un aumento de salario del 3%, con un fijo del 2% y un 1% relacionado con la productividad.

 

Para 2019 se prevé un crecimiento del 2%, año que se presume determinante para la recuperación salarial y lo que supondría el mayor avance de los sueldos en los últimos diez años.