Medios Sociales
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On GooglePlusVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed

currículum vitae

Los departamentos de recursos humanos de las empresas reciben diariamente numerosos currículum vitae. Si no quieres que el tuyo caiga en saco roto, acompáñalo de una buena carta de presentación.

 FORMACIÓN_UNIVERSITARIA

Antes de redactarla, debes tener claro que la persona que va a seleccionar a los posibles trabajadores, no va a querer un empleado frío, distante y que no se esfuerce, por lo que dicha carta puede ser determinante.

Para que tu carta de presentación tenga el efecto que deseas, te vamos a compartir los siguientes 5 consejos:

Despertar interés

Olvídate de una carta estándar y general, eso no te ayudará. Debes desmarcarte desde el principio y empieza explicando qué es lo que te atrae del puesto vacante, demuestra que conoces la empresa.

Haz bien los deberes e infórmate de todo lo que rodea la empresa, haciendo hincapié en lo que te ha hecho llamarles. Así demostrarás que estás motivado.

Habla de tu proyecto

En la carta de presentación tienes que explicar lo que quieres hacer, al puesto al que aspiras y definir tu proyecto profesional. Explica las tareas que más te motivan y que crees que puedes dominar.

Si no llegas a indicar un puesto concreto, al menos indica una orientación profesional dentro de la empresa, por ejemplo, comercial, producción, etc.

Asertividad con el seleccionador

 La carta, en un segundo párrafo debes reflejar las cualidades que te van ayudar a tener una buena adaptación al puesto de trabajo que quieres ocupar. No olvides que el objetivo fundamental de la carta es responder a las expectativas del seleccionador, por lo que debes ponerte en su lugar y tener claro las cualidades y competencias que está buscando.

Además, cuenta alguna experiencia profesional exitosa que hayas tenido y tenga relación con dicho puesto de trabajo. Demuestra que tu petición de empleo se adecua a tu experiencia y/o formación académica y que es esencial para dicho proyecto profesional.

 Cuidar las formas

 Lee y relee la carta que estás redactando, evitando cometer faltas de ortografía para no transmitir una pésima imagen al seleccionador. Te aconsejamos que uses tiempos presentes y verbos de acción, son mucho más dinámicos e impactan mucho más.

 No utilices frases de relleno y sin valor. No abuses de palabras como “personalmente”, ya que puedes parecer demasiado egocéntrico. Es conveniente que el asunto de la carta sea algo así como “propuesta de colaboración”, ofreciéndole al colaborador un trato de igual a igual al seleccionador, brindándole tus servicios.

 Invita al seleccionador a una entrevista

 Ten claro que el objetivo de la carta es conseguir una entrevista, por lo que debes “quedar a la disposición” del seleccionador para un posible encuentro. Puedes utilizar por ejemplo una frase del tipo “Agradeciéndole de antemano el interés que le dedique a mi candidatura, quedo a su disposición para una posible reunión…”.

 Pasado unos días, refuerza esto llamando al reclutador para saber si ya han resuelto y seleccionado a alguien. No creas que le caerá mal, todo lo contrario, demostrarás ser alguien resolutivo y determinante. La mayoría de los candidatos se muestran pasivos, así que le estarás ganado terreno con dicha acción.

 ¡Muchas suerte! Si confías en ti, puedes lograrlo.

 

 

 

Antes de una entrevista de trabajo, lo que una empresa verá de ti será tu currículum vitae, por lo que es muy importante dar una buena impresión para que nunca se olviden de ti.

 FORMACIÓN_UNIVERSITARIA_CURRÍCULUM

Podemos decir que el currículum vitae es el documento más importante que una persona le puede entregar a la compañía que le pretende contratar. Y aunque no es más que un resumen de su vida laboral, hay tácticas para dar una mejor impresión a los reclutadores.

A continuación, vamos a analizar algunos errores que se suelen cometer para que los evites y consigas tener un mayor impacto con tu currículum vitae:

 Descripción laboral

 Según un estudio realizado por la revista Forbes, un 13% describe su experiencia laboral en 30 o menos palabras. A nuestro parecer, es todo un error. Hay que darle valor a la descripción, señalando los anteriores puestos de trabajo que se hayan desempeñados, resaltando las fortalezas e hitos logrados en dicha experiencia.

 La importancia de la foto

 Aunque parezca mentira, hay muchos currículum vitae que no incluyen una foto personal. El objetivo de un currículum es comunicar el potencial y la profesionalidad del empleador, por lo que es importante añadir una fotografía en esta línea. Evita los selfies o fotos oscuras con una ciudad de fondo.

 Dar visibilidad a la dirección de correo

 Como en la vida misma, la primera impresión no se olvida, por lo que dar una mala apariencia puede ser fulminante para no conseguir el puesto de trabajo al que se aspira. Hay que darle la consideración que tiene a la dirección de correo electrónico, teniendo que ser fácil de recordar y a poder ser, que incluya un dominio propio.

 El título del currículum vitae debe ser completo

 Muchos currículum vitae sólo añaden el nombre de doctor, arquitecto, abogado o ingeniero. Aconsejamos que en el título profesional se haga una descripción más precisa, sobre todo si hablamos de currículum 2.0 como pueda ser el caso de LinkedIn. Por ejemplo; abogado especialista en derecho de familia. Ésta sería una descripción más concreta, resaltando el valor añadido de la especialización. Sin dudas, así aumentan las posibilidades de conseguir el trabajo.

Según distintos estudios, un reclutador tarda poco más de seis segundos en descartar un currículum vitae, por lo que debemos prestarle mucha atención a mejorar aquellos aspectos que sean claves para que esa persona lo siga leyendo y se interese por el.

1

Tu currículum vitae en función del puesto que quieres ocupar

Di a dios a un currículum general diseñado para optar por cualquier puesto de trabajo. Ahora debes adaptar tu información según el cargo que quieres ocupar y teniendo en cuenta también a la empresa que te diriges.

 Debes hacer referencia a la filosofía de la agencia en cuestión, además de adaptar el documento al sector concreto de la industria a la que te quieres dedicar. Por ejemplo, si te diriges a una consultora, intenta tener un diseño de currículum vitae más clásico. Por el contrario, si te diriges a una agencia de marketing on-line, intenta demostrar tu creatividad.

 Prohibido mentir

 Las mentiras saldrán a la luz, nunca deberías faltar a la verdad. Ahora bien, esto no es incompatible con destacar de la mejor manera posible tus cualidades. Debes conocerte bien a ti mismo y poner énfasis en tus puntos fuertes, intentando aportar valor añadido a tu currículum vitae. Esto te ayudará bastante a diferenciarte.

 Define unos objetivos

 Se ha discutido mucho si es recomendable definir unos objetivos, y si estos pueden llegar a ser una cuestión excluyente para el reclutador. Nosotros recomendamos que si deseas un trabajo que cumpla una determinadas expectativas, refléjalo. Si lo que quieres es simplemente encontrar un puesto de trabajo, no lo hagas.

 Cuidado con la extensión de tu CV

 Si tienes muchos años de experiencia, intenta resumirlo correctamente para no aburrir al reclutador. Debes tener capacidad de síntesis y sólo incluir aquella información que sea útil para ocupar el puesto de trabajo que deseas. No es aconsejable que el documento tenga más de dos páginas.

 Resalta tus logros

 Debes ser un poco pícaro y utilizar negrita o resaltar viñetas para resaltar tus funciones, responsabilidades o logros. Te recomendamos que debajo de cada trabajo que hayas realizado, especifique cuál ha sido tu cargo u ocupación. Hazlo en pocas palabras, no más de dos o tres frases.

 Tu información académica debe ser breve

 No debes resultar empalagoso ni grandioso a la hora de poner la información relevante. Con indicar el centro donde sacaste el título y el año de graduación, es más que suficiente.La formación académica es importante pero hasta cierto punto, se debe resaltar también la experiencia laboral, y si es mucha, colócala al principio, incluso antes de la formación.

¿Incluir aficiones?

 No es recomendable, lo importante para el reclutador es lo que harás en la empresa. Ahora bien, si tu afición se puede relacionar con tu puesto de trabajo, en ese caso si deberías indicarlo. Imaginemos que has sido capitán de un equipo de vela, pues si para el puesto al que aspiras debes tener capacidad de liderazgo y gestión de grupo, te vendrá muy bien indicarlo.

 Esperemos que estos sencillos consejos hayan sido útiles para mejorar tu currículum vitae y que te hagan la vida más fácil. Si estás buscando formación para enriquecer y mejorar tu expediente, te invitamos a conocer los cursos que tenemos en Formación Universitaria.