estudios

La comunicación ha cambiado y  cambia a pasos agigantados. Estamos ante una de las revoluciones más llamativas de los últimos tiempos, donde instituciones, tanto públicas como privadas, requieren de una comunicación integral.

Por su parte, la globalización y la sociedad de la información están marcando la forma de comunicar, obligando en el buen sentido de la palabra, a que las organizaciones tengan una coordinación interna y externa que fortalezca la imagen de la empresa o institución.

Los comunicadores tienen que contar con los conocimientos y las habilidades que les permitan llevar la dirección de la comunicación, pudiendo gestionar con eficacia sus labores.

a Captura de pantalla 2019-07-09 a las 17.49.14

 ¿Cuál es el perfil del alumno?

Los alumnos que pueden acceder a este título son universitarios y graduados con interés de gestionar la comunicación de una organización, mejorando el rendimiento interno y la proyección externa. Debe también saber que necesitará de una gran capacidad para liderar grupos y contar con habilidades comunicativas.

 Los objetivos

Con esta formación se pretende que el alumno sea capaz de planificar y gestionar estrategias de comunicación y acción, alcanzando los objetivos de negocio que se proponga.  Al mismo tiempo, debe saber desarrollar planes de comunicación que sean evaluables y medibles. Así, debe también finalizar los estudios con los conocimientos suficientes para aplicar nuevas metodologías de integración de la comunicación en función de los distintos perfiles empresariales.

Metodología

Nuestra metodología nos permite formar un entorno de aprendizaje activo, flexible y participativo a través de un campus virtual que satisface todas las necesidades del alumno.

Nuestros procesos de aprendizaje cuentan con casos prácticos, manual y contenidos de cada materia, guías y recomendaciones, facilitadoras del estudio y asimilación de contenidos, pruebas de evaluación, actividades complementarias programadas, vídeos prácticos y Proyectos fin de Postgrado (TFM).

Los elementos mencionados anteriormente son orientativos y están sujetos a las necesidades del programa.

¿Cuánto dura?

12 meses, con 1.500 horas y un número de créditos ECTS 60.

La dedicación puede ser parcial, teniendo el alumno tiempo para continuar con su actividad laboral u otros estudios.

Plan de estudios

PRIMER SEMESTRE

Habilidades Directivas————— Obligatoria / 5 Créditos

Management Skills —- Obligatoria / 4 Créditos

Corporaciones y Empresas Sostenibles ——– Obligatoria / 2 Créditos

Comunicación para directivos ———— Obligatoria / 2 Créditos

La comunicación en las Organizaciones y su Análisis —– Obligatoria / 2 Créditos

Estrategias de Comunicación —————– Obligatoria / 6 Créditos

Imagen & Branding —————- Obligatoria 2 Créditos

Reputación Corporativa —————– Obligatoria / 4 Créditos

Total créditos 1º semestre: 30

SEGUNDO SEMESTRE

Comunicación Oral y Escrita —-  Obligatoria / 7 Créditos

Social Media Management —– Obligatoria / 7 Créditos

Comunicación Política ————Obligatoria / 4 Créditos

Relaciones Institucionales y Public Affairs —- Obligatoria / 4 Créditos

Creatividad —————————– Obligatoria / 2 Créditos

TFM————————————————- Obligatoria / 6 Créditos

Total créditos 2º semestre: 30

Asignaturas

HABILIDADES DIRECTIVAS. En esta asignatura se trasmitirá los conocimientos sobre las habilidades y competencias trasversales necesarios en todo profesional, que aportan el valor humano a las empresas altamente competitivas.

MANAGEMENT SKILLS. Hoy en día es imprescindible en una empresa altamente competitiva disponer de herramientas de gestión: gestionar eficientemente las reuniones, delegación de tareas, gestión del cambio, etc.

CORPORACIONES Y EMPRESAS SOSTENIBLES. La asignatura presenta los contenidos en materia de responsabilidad Social y sostenibilidad dando respuesta al nuevo paradigma de gestión empresarial. Este nuevo paradigma exige que el alumnado adquiera los conocimientos, habilidades y actitudes para que se convierta en facilitador de esta transformación social.

COMUNICACIÓN PARA DIRECTIVOS. Un directivo debe expresar con claridad y concisión las ideas, utilizando adecuadamente, las herramientas de expresión oral y escrita y que sepan aplicarlas en el entorno directivo. El buen comunicador sabrá liderar mediante la escucha activa, la motivación, estimulando el trabajo en equipo y tratando de encontrar el consenso para la resolución de conflictos.

LA COMUNICACIÓN EN LAS ORGANIZACIONES Y SU ANÁLISIS. La asignatura trabaja todos los aspectos o características de la comunicación en las organizaciones, hoy en día lo que hace que una empresa funcione bien es el uso de una buena comunicación, tanto interna como externa favoreciendo asimismo la productividad.

ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN. Hoy en día para poder trabajar en el ámbito empresarial se debe de tener conocimiento de diferentes estrategias de comunicación, que nos ayuden a favorecer la misma en diferentes circunstancias o situaciones, para ello en esta asignatura se reflejan algunas de ellas, las cuales nos van a servir para promover el trabajo comunicativo.

IMAGEN & BRANDING. Esta asignatura permitirá al alumno entender los elementos fundamentales de la marca, las metodologías para el establecimiento de una identidad o marca personal.

REPUTACIÓN CORPORATIVA. Hoy en día prima trabajar dentro del marco empresarial la reputación corporativa o el valor de la marca, la cual se debe de reforzar desde el interior de la organización, es una de las principales fuentes del valor intangible de las empresas.

COMUNICACIÓN ORAL Y ESCRITA. En esta asignatura se refleja las características principales de la comunicación oral y escrita, trabaja técnicas de cómo vencer el miedo al hablar en público, influencia de los diferentes medio de comunicación.

SOCIAL MEDIA MANAGEMENT. En esta asignatura se trabaja cómo mejorar las herramientas para acceder a los medios sociales, mejorando en todo momento el éxito de la marca y canalizando las acciones de marketing y publicidad.

COMUNICACIÓN POLÍTICA. En esta asignatura se trabaja los diferentes tipos de comunicación política que nos podemos encontrar, destacando diferentes tipos de comunicaciones entre los diversos agentes o actores implicados en la misma.

RELACIONES INSTITUCIONALES Y PUBLIC AFFAIRS. En esta asignatura se refleja la importancia del lobby, siendo éste un especialista en comunicación o experto en comunicación de empresas, figura importante para la gestión de asuntos públicos.

CREATIVIDAD. Hoy en día la creatividad es considerada un valor añadido en el ámbito laboral, por ello, en esta asignatura se trata los puntos clave para poder ser una personal creativa y potenciarlo en diferentes situaciones.

TFM. El Máster incluye obligatoriamente la elaboración y defensa por parte del alumno de un Trabajo Final de Máster-TFM con carga de 6 ECTS- 150 horas.Una vez superados todos los créditos pertenecientes al plan de estudios, será necesario aprobar el trabajo fin de máster (TFM) que deberá ser presentado y defendido ante un tribunal (la presentación y defensa podrá ser de manera presencial, online o telemática o a criterio exclusivo de la Universidad. La modalidad, la fecha, el lugar y el horario será fijado a criterio exclusivo de la Universidad. En caso de ser presencial el alumno asumirá los gastos que se asocien a dicho desplazamiento. En caso de online o telemática el alumno tendrá que disponer de los medios técnicos y tecnológicos para poder realizar dicha prueba).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Profesorado – Ponentes

 

El programa será impartido por una selección de profesionales excelentes:

 

DOCENTE EXPERTO TITULAR

 

Don Juan José López García. Doctor Universidad Udima (Derecho y Sociedad): investigación marketing digital. Máster Oficial Alta Dirección, Universidad Rey Juan Carlos. Máster Oficial GESCO, Universidad Rey Juan Carlos. MBA Executive, EOI. Master en Mobile Marketing en San Francisco University. Master en Redes Sociales en San Francisco University. Master en dirección comercial, marketing y comercio exterior en CEREM “Escuela internacional de negocios”, Madrid.

 

OTROS DOCENTES EXPERTOS COLABORADORES

 

Doña Raquel Alonso. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas (U. San Pablo CEU, Madrid).

 

Doña Isabel Blanco. Licenciada en Derecho (U. Madrid). MBA Emprendedores. Curso Superior Asesoría de Empresas.

 

DOCENTES DE SEGUIMIENTO

 

Doña Eloisa Chaparro, Licenciada en Pedagogía.

Doña Ana Rosa Ruiz, Licenciada en Pedagogía.

Doña María Cruz Masero, Licenciada en Pedagogía.

Doña Laura Cortés, Licenciada en Pedagogía.

 

Más información en www.formacionunivesitaria.com

Un examen es una prueba cargada de tensión que todo estudiante debe pesar en multitud de ocasiones. Independientemente de la materia y el nivel, será una prueba única que requiere de una entrega ‘total’ por parte del estudiante.

FOTO-FU-BLOG

Lo habitual es cometer una serie de errores que vendrá bien afrontarlo teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

 

No ser negativo antes de tiempo

 

Muchas personas, por su forma de ser y pensar, se invaden de negatividad antes de hacer el examen y eso no es nada bueno. La predisposición negativa no contribuye a tener una buena motivación, todo lo contrario, hace sentir mal y perjudica mucho. Piensa en positivo, vive el presente y no le des tantas vueltas a las cosas.

 

Los errores ya cometidos no se deben repetir

 

De los errores se aprende, ¿no?. La experiencia de los exámenes ya realizados, será clave para evitar errores futuros diseñando un plan alternativo. Así que si siempre actúas con un mismo patrón, te llevará al mismo punto de siempre. Cambia y prueba hasta tener lo que deseas.

 

Planificación

 

La organización es importante para todo en la vida. Te recomendamos que el día antes tengas preparado todo lo que debes llevar para hacer el examen, de lo contrario, tendrás mucho más nervios y más cosas que hacer antes de la hora de la prueba. Así que si quieres tener una previa relajada, déjalo todo ok e intenta descansar.

 

Enfócate

 

El examen es importante pero sin dramatizar, si se suspende, siempre hay una segunda oportunidad. No cargues de tensión la situación y céntrate sólo en sacar la mejor nota que puedas. Te vendrá muy bien saber relativizar el fracaso.

 

Duerme bien, igual que siempre

 

Por estar de exámenes, no deberías dormir menos, todo lo contrario, duerme igual que siempre. El descanso también ayuda a calmar los ánimos, mejorar la concentración y ten una visión positiva. El descanso ayudará también a aumentar la comprensión lectora incluso en el propio examen.

 

Además, dormir poco en época de examen viene también ocasionado por dejar las cosas para el final, así que recuerda el punto anterior de la planificación no sólo antes del examen, también durante el periodo de estudio.

 

 

 

 

Muchas personas tienen experiencia profesional pero no tienen reconocida oficialmente sus competencias profesionales. Para ello, pueden optar por un proceso a través del cuál recibirán una acreditación oficial, siendo previamente evaluados de sus competencias profesionales adquiridas a través de dicha experiencia laboral y otras vías no formales de formación.

 1

Estamos hablando de un conjunto de conocimientos y capacidades que permiten el ejercicio de la actividad profesional según las exigencias de la producción y el empleo. Las cualificaciones se organizan en unidades de competencia, siendo dichas unidades la combinación de competencias profesionales, susceptibles de reconocimiento y acreditación parcial.

Toda unidad de competencia tiene agregado un módulo formativo o profesional, donde se explica la formación indispensable para conseguir la mencionada unidad. El conjunto de unidades de competencia que forman la cualificación profesional son los referentes para confeccionar las ofertas formativas que conducen a los títulos de Formación Profesional y a los certificados de profesionalidad.

Existe un procedimiento único regulado por el Real Decreto 1224 / 2009, tanto para el ámbito educativo como para el ámbito laboral. Esta norma conlleva la ejecución de convocatorias por las administraciones competentes para determinar y demostrar la competencia profesional de los candidatos que quieren considerarla.

Las personas que intervengan en estas convocatorias podrán acreditar unidades de competencia que son parte de un título de Formación Profesional o de un Certificado de Profesionalidad.

Al terminar el procedimiento, será la comisión de evaluación quién señalará la formación complementaria que el trabajador en cuestión tiene que estudiar para el caso de que quiera continuar con su formación y así poder obtener el título de Formación Profesional o el Certificado de Profesionalidad.

 

 

Durante los próximos 10 años, se prevé que la creación de empleo aumente con más de 2,5 millones de nuevos cargos en España, de los cuáles, el 14% serán relacionados con el sector de la sanidad.

sanidad-formacion-universitaria-BLOG

Esta previsión sobre la creación de empleo ha sido publicada en un informe emitido por Manpower, la reconocida multinacional de recursos humanos y empleo. Este informe apunta a que las secciones de sanidad, servicios sociales, industria, comercio, servicios a las empresas y hostelería, generarán más de 300.000 nuevos empleos hasta 2026 en cada una de estas ramas.

 La sanidad quién se lleve el galardón de mayor creación de empleo, con unos 350.000 nuevos puestos debido al envejecimiento de la población. De forma que se entiende que para 2026, el sector terciario contendrá un 74% del conjunto del empleo, la industria el 15%, la construcción el 6% y la agricultura el 4%. Eso sí, estamos hablando de previsiones, por lo que debemos tomarlo como datos aproximados. Lo cierto es que gracias a informes de este tipo, podemos conocer las características y calificaciones necesarias que necesitará el trabajador del futuro, definiendo al mismo tiempo la formación adecuada para hacer frente a los retos de la nueva era laboral.

 Como hemos referenciado anteriormente, las conclusiones del informe reflejan que el empleo de la nueva década, estará preferentemente relacionado con la sanidad. Concretamente para puestos de trabajo cualificados con profesionales y técnicos de edades comprendidas entre 40 y 50 años.

 Bajo este perfil, anticipándonos a lo que sucederá en 2026, podríamos decir que el número de trabajadores entre 50 y 66 años aumentará, añadiendo entorno a los 2,4 millones de trabajadores en el sector de la sanidad, llegando al 36,5% de la población ocupada. A día de hoy este dato ronda el 28,5%. También para ese mismo año, habrá medio millón más de trabajadores con edades entre los 16 y 29 años, medio millón menos entre 30 y 39 años.

 El pronóstico es que el promedio anual de crecimiento de empleo será del 1,3% por año, con mayor tasa al principio. A este ritmo, en 2023 se habría recuperado el nivel de empleo previo a la crisis que era de 20,5 millones. Si bien, hay motivos para pensar que se podría alcanzar antes.

 Este nuevo marco laboral requerirá de trabajadores con mayor movilidad geográfica, generacional y educativa, con un aumento de la incorporación de la mujer al mundo laboral, e incluso, también de la inmigración extranjera.

Con la llegada del Año Nuevo llega el momento de hacer balance de todo lo que hemos hecho durante el año, y marcarnos objetivos y metas nuevas para el próximo año. Si no quieres que los buenos propósitos para 2017 acaben en el olvido deberás ser constante, estar motivado y ser organizado. Estos son los tres factores claves para alcanzar tus objetivos para el nuevo año. A continuación algunos consejos de parte del equipo de Formación Universitaria, para que hacerlos realidad esté en tu mano.

formacion-universitaria-objetivos

Una actitud positiva ante unos objetivos específicos

La inseguridad o el aburrimiento son palabras que no pueden existir en tu vocabulario a partir de hoy. Una actitud positiva ante lo que está por llegar es lo mejor que puedes hacer. Es parte fundamental que debes cumplir para mantener todo el tiempo esa motivación que necesitas para alcanzar tus metas.

Además, es importante que seas realista y te marques unos objetivos específicos, de forma clara y concisa. Esto te ayudará a proyectar tu camino, identificar qué quieres lograr y cómo puedes hacer para lograrlo. No te plantees objetivos generales, fija metas específicas, con resultados tangibles y plazos determinados que te permitan elaborar un plan de acción realista.

Analiza tus motivaciones académicas

Cuando llega el nuevo año, todos queremos cambiar nuestra rutina pero, en pocas semanas, este impulso y deseo puede perder fuerza. Para que esto no ocurra, tómate el tiempo necesario para reflexionar y analizar lo que te motiva. No te fijes en tu entorno, cada persona es diferente y tiene unas metas distintas en la vida. Para algunos, el simple deseo de aprender y alcanzar buenas notas es suficiente para mantenerlos motivados, sin embargo, para otros, les motiva aumentar sus conocimientos o prácticas en una materia concreta o superar algún obstáculo concreto con esa asignatura atragantada, o incluso cambiar de titulación o estudiar en una institución concreta.

Sea como sea, lo que te motive no es realmente importante; lo importante es entender tu motivación y usarla en tu beneficio para ayudarte a superar épocas difíciles.

Organízate y prioriza tus tareas

Lo mejor para ello es tener tu agenda o calendario muy a mano. Haz una lista diaria de lo que tienes que estudiar o las tareas que debes realizar. Organízate por horas lo que le dedicarás a cada materia y ten a mano los materiales que vas a necesitar para ello.

Establece en las tareas un orden de prioridades. Si llevas una asignatura peor o te cuesta más estudiarla, ponte a ello antes que con las demás. O por el contrario, ten en cuenta las fechas de entregas o exámenes para establecerte con qué tarea debes ponerte antes. No tengas en cuenta cómo van tus compañeros. Lo que para uno puede resultar complejo, para otro es más fácil. Márcate tu propia agenda y calendario de tareas.

No esperes a que las cosas sucedan ni a que se den las condiciones más favorables o a que la inspiración te ilumine; sé el arquitecto de tu propia vida y da pasos constantes hacia tu meta. Estos han sido sólo algunos consejos o recomendaciones para poder alcanzar tus objetivos académicos en 2017, pero sin duda, el futuro está en tus manos. En Formación Universitaria estamos para ayudarte y asesorarte en tu camino profesional, pero la motivación y la constancia es fundamental en ti mismo. Ya verás como la recompensa… ¡será mayor!

Si has empezado a estudiar con Formación Universitaria, ahora más que nunca debes saber que vas a necesitar de unos buenos hábitos, ya que son muy importantes para que consigas tu objetivos. En este post te vamos a enseñar como funcionan para que puedas conseguir tus propósitos con un menor esfuerzo.

1

 Es importante saber que cuando generamos un hábito, creamos un destino en piloto automático, delegando en el subconsciente una conducta para que nuestra mente trabaje, sin apenas gastar fuerza de voluntad.

A día de hoy se sabe que la fuerza de voluntad se agota, no podemos estar a tope durante todo el día, con la misma capacidad para hacer de todo. Por esto, podemos decir que gracias a los hábitos, consumiremos menos de nuestra fuerza de voluntad.

Si tenemos hábitos consolidados conseguiremos hacer mas acciones y producir más, aumentaremos nuestro poder mental y consiguiendo una fortaleza interna que nos permitirá llevar a cabo lo importante de verdad.

Esto no quiere decir que lo que hagamos a través de los hábitos no sea importantes, pero si lo podemos automatizar mejor que mejor, así conseguiremos menos energía y seremos mucho más productivos y consumiremos menos energía.

Para consolidar un hábito lo mejor es hacerlo siempre en entornos parecidos y obteniendo una recompensa. Por ejemplo, me levanto por la mañana veo unas zapatillas deportivas, eso me indica que debo ir a correr, voy a correr y cuando llego me pego una ducha y obtengo una recompensa, me siento física y mentalmente bien.

Si lo que se quiere es no perder mucha fuerza de voluntad debemos empezar el día con lo que más nos cuesta, porque como hemos dicho anteriormente, la fuerza de voluntad se agota.

Para entendernos mejor, vamos a utilizar la metáfora de cuando vamos a llenar un tarro de piedras. Si empezamos a llenarlo con las piedras pequeñas, seguramente luego las piedras grandes no nos entraran. Sin embargo, si empezamos por colocar primero las piedras grandes, luego las más pequeñas acabarán entrando por los espacios más pequeños. Así que lo que tenemos que hacer es empezar por lo más difícil y terminar por lo más fácil.

Se ha hablado mucho de los días que necesitamos para consolidar un hábito. En un principio se hablaba de los 28 días, últimamente se escucha más hablar de los 66 días consecutivos para asentar un hábito. Lo cierto es que son datos estimatorios, no son más que una media y también dependerán del hábito en cuestión. Vamos a poner un ejemplo un poco extremo para entendernos: si coges el hábito de tomar un poco de chocolate cada mañana, va a ser un hábito fácil de asimilar, pero lo que queremos es meditar una hora cada mañana, necesitaremos más días para finalmente reafirmarlo.

En cualquier caso, lo que debemos tener claro es que los hábitos son muy importante, haga el tiempo que haga falta para consolidarlos.

Y si damos un pasito más, podríamos hablar de un ritual, es decir, un conjunto de hábitos que nos llevan a sentirnos de una determinada manera. Por ejemplo, me levanto por la mañana, me pongo a hacer estiramientos, de repente me pongo a hacer meditación 15 minutos, después me doy una buena ducha de agua fría para activar el metabolismo y estar más despierto, etc.

Lo cierto es que los rituales son muy poderosos y conducen a sentirnos de una determinada manera, con un resultado muy positivo en nosotros mismos.