FP

Los futuros puestos de trabajo que se van a crear en España estarán repletos de profesionales con cualificaciones en Formación Profesional. Según un estudio realizado por las agencias Cedefop y Eurofound de la Unión Europea sobre el futuro del empleo Skills Forecast,  el 65% de los profesionales tendrán cualificaciones medias y un 35% con altas (FP de grado superior y graduados universitarios).

FU-1

Esa predicción sobre el futuro del mercado laboral es todo un desafío para el Gobierno y las entidades formativas como Formación Universitaria. Si miramos a los datos medios que muestra la OCDE, España no tiene una tasa de escolarización en FP que destaque, todo lo contrario. España tiene un 12% frente a la media del 26% que presenta la citada OCDE.

Los empresarios están atentos a las próximas necesidades que van a tener. Aunque a pesar de lo anterior, España ya tiene datos con mejorías, habiéndose matriculado durante el curso 2017-2018 más de 824.000 estudiantes en FP. Un volumen que viene a significar un 71% más de lo marcado hace 10 años.

Por otra parte, una de las partes más relevantes  del informe Panorama de la Educación 2017 elaborado por la OCDE, dice que los países que tienen más programas en FP son más efectivos en acciones contra el desempleo juvenil.

La labor de determinadas instituciones como la nuestra es  ayudar a mejorar la imagen social injusta que tiene la FP, que no se corresponde para nada con la situación que vivimos en estos momentos, ya que los trabajos que se pueden conseguir a través de ella no son de baja cualificación.

En la línea de lo anterior, el Gobierno actual ha anunciado cambios que afectarán a la aprobación de nuevos grados, cambiándose algunos temarios con la intención de añadir contenidos de robótica o ciberseguridad.

La realidad nos dice también que los empresarios españoles están buscando trabajadores fuera de España, ya que con las plazas existentes de FP no se cubre la demanda de sectores destacados como pueda ser el de la industria 4.0.

Otro dato de gran relevancia es que el empleo dirigido a titulados en FP ya ha superado al de los graduados universitarios. Justamente el 40,3% de las ofertas de trabajo están destinadas a candidatos con esta formación, lo que supone ocho puntos más que en 2017 y apenas un 0,2% menos que las que se destinan a titulados universitarios.

Estamos en una sociedad en la que el nivel de formación de las personas cada vez es más alto, sobre todo si lo equiparamos a años anteriores. La formación hoy en día es una forma inmejorable de aumentar la empleabilidad de las personas, así como el currículum de los candidatos, ayudando a aumentar y mejorar los estudios previos ya obtenidos.

FOTO---FORMACIÓN---UNIVERSITARIA-

Como marca el mercado laboral, estudiar y formarse, ayuda a completar los estudios anteriores o reciclarse. Estamos ante una decisión acertada, que en ocasiones es obligada para poder estar al día y  alcanzar el triunfo laboral.

 En este sentido y tratándose del mes de septiembre, desde Formación Universitaria entendemos que es una buena fecha para comenzar una nueva formación, ya que la motivación es mayor tras el verano y ya que las pilas en estos momentos están bien cargadas, hay que aprovecharlo. Son fechas de volver a la rutina, asumiendo obligaciones pero también definiendo nuevos objetivos no sólo profesionales, también personales.

Así, cuestiones como ir al gimnasio, adelgazar, practicar un nuevo deporte, aprender un nuevo idioma o adquirir una especialización diferente o emprender, están entre los propósitos más clásicos.

Para poder alcanzar cualquier objetivo es muy importante la forma en que se defina, teniendo que ser claro y conciso, para que se pueda asimilar de una forma fácil antes de ponerse manos a la obra.

También hay que definir el objetivo en positivo y no en negativo. Para que nos podamos entender mejor, si lo que se quiere es “no tomar más helado”, hay que darle una vuelta de tuerca y que por ejemplo sea “comer más sano”.

Además, debes tener claro que conseguir la meta depende de ti y no de nadie más. Por lo tanto, el hecho de poder conseguir los objetivos tiene que someterse a la voluntad y no a la suerte o a lo que hagan otras personas. Para ello, es importante también que aclares  si dispones de los recursos necesarios.

Al mismo tiempo, el objetivo debe tener una dimensión apropiada, no es lo mismo buscar una mejor formación para cambiar de trabajo que para aumentar la categoría profesional o adaptarse a una nueva normativa.

 

En esta dirección, desde nuestra institución ofrecemos una gran variedad formativa a distancia con posibilidad de prácticas en empresas. Cursos de toda índole y género, como Títulos Acreditados por la Universidad Rey Juan Carlos o por la Universidad de Nebrija, así como cursos de Formación Profesional o con Reconocimiento de oficialidad. Aquí los puedes ver todos.

 

Así que si ya tienes claro cuales son tus objetivos para el mes de septiembre, ¡es momento de comenzar!